La CADUCIDAD en los cosméticos naturales

Todos evitamos ingerir ningún alimento que esté fuera de su fecha de caducidad y, aunque el peligro no es el mismo, deberíamos trasladar esa precaución también a los productos que nos apliquemos en la piel.

La piel, al fin y al cabo, es otro órgano más de nuestro cuerpo, y si además pensamos en el rostro, es nuestra seña de identidad, lo primero que mostramos de nosotros. Por eso, ¿no deberíamos pensarnos "muy mucho" lo que ponemos en ella?

En el momento de la producción y fabricación, cada producto se somete a diversos estudios, entre ellos, aquel que determina cuándo comenzaría a degradarse o a perder sus propiedades. Este tiempo depende de los ingredientes que lleve el mismo, así como de su cantidad de agua, la zona de la piel donde va a aplicarse o el tipo de envase en el que se presente. Algo que explicaremos más adelante.

Se determina y se señala dicha fecha o período en el propio producto para que no apliquemos el mismo, una vez superada, ya que nuestra piel podría reaccionar, sufriendo alergias o incluso dermatitis. 

¿Es lo mismo la fecha de caducidad que el "Period After Opening" (PAO)?

La fecha de caducidad es el período durante el cual el cosmético permanece con sus propiedades intactas, pero sin ser abierto. La legislación cosmética permite no indicarlas para aquellos productos que se conserven en perfecto estado durante más de 30 meses.

Sin embargo, el PAO es el número máximo de meses en los que el cosmético permanece con sus propiedades intactas, una vez que ha sido abierto.

Seguro que os resulta familiar alguna de estas infografías:

En el caso de LITTA PEH, indicamos la fecha de caducidad tanto en el envase como en la caja, ya que, nuestros formatos no se cierran ni se abren, se consumen directamente (formato "pump"). Por lo tanto, se tiene en cuenta la fecha de fabricación y el número de lote para establecer dicha fecha.

¿La cosmética natural caduca antes?

Es normal pensar en que los productos de cosmética natural poseen un menor tiempo de conservación frente a los de cosmética convencional, pues al ser naturales, llevan normalmente menos conservantes.

Sin embargo, también existen conservantes naturales sin recurrir a los químicos ¡buenas noticias! y en LITTA PEH son los que utilizamos, por ejemplo, la vitamina E o el tocopherol de origen natural, algunos aceites ricos también en vitaminas y otros como el sodium benzoate o el benzil alcohol.

Por lo tanto, podemos ofrecer los mismos períodos de caducidad que en cosmética convencional, aún siendo naturales y ecológicos.

¿Con qué cosméticos tener especial cuidado?

Hay que tener muy en cuenta dentro de los productos, tanto naturales como convencionales, es que, cuanta más agua lleven, más probabilidades de proliferación de bacterias o microorganismos poseen. Como ya os hemos contado en otras ocasiones, en LITTA PEH intentamos que el agua no sea el ingrediente protagonista.

También, dependiendo del tipo de producto, necesitamos tener especial cuidado y fijarnos bien en las caducidades. Por ejemplo, aquellos indicados para zonas muy delicadas, como el contorno de ojos o labios, ya que esta piel es la más sensible y fina de nuestro cuerpo. O bien en el caso de los productos solares, pues una vez superada la fecha de caducidad, pueden perder su factor de protección y que acabemos provocando quemaduras en nuestra piel.

¿Cómo conservar nuestros productos naturales correctamente?

Al contrario de lo que solemos hacer (sí, lo hemos hecho todos), nuestra cosmética no debería almacenarse en el cuarto de baño ya que es la estancia de la casa en la que más cambios bruscos de temperatura se dan, además de la humedad que se concentra en ella. Sólo deberían guardarse en el baño en el caso de que sea en el interior de un armario opaco y que pueda cerrarse o aislarse de la humedad y temperaturas exteriores.

En definitiva, deberíamos almacenar nuestras cremas en un lugar fresco, seco y alejado de la luz. Una excesiva exposición a la luz puede dar lugar a que el producto se enrancie y que, junto a temperaturas extremas, su PH se vea afectado provocando irritaciones e incluso riesgo de infecciones. En LITTA PEH, nuestros cristales de topacio casi opacos protegen el interior de los productos frente a fuentes intensas de luz, aun así, ten especial cuidado con este factor externo.

Recuerda también siempre cerrarlos correctamente después de cada uso y opta preferiblemente por aquellos formatos en los que no haya que introducir el dedo (en el caso de hacerlo, lávate bien las manos antes y después). En el caso de LITTA PEH, recientemente hemos modificado nuestros envases para ofrecer un formato "pump", en el que evitamos manipular la crema y contaminar su composición.

¿Cómo identificar que el producto está en mal estado?

Con el paso del tiempo, pueden verse alterados el olor del producto, su textura e incluso su color. Lo identificaremos porque suelen comenzar a verse las diferentes composiciones ya algo separadas, como los aceites, que rompen sus emulsiones y dan lugar a ese aspecto de líquido flotante sobre sólido.

También podemos encontrar en las texturas algunos grumos, el producto no está homogéneo, vemos ciertas oxidaciones en el color o está más acuoso que cuando lo abrimos por primera vez.

Ahora que ya conoces cómo consumir y conservar correctamente tus cosméticos naturales...Recuerda, una vez gastados o superada su fecha de caducidad, elimínalos también correctamente: vidrio al contenedor verde, plástico al amarillo y cartón al azul :)

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados