Tu piel según donde vives

Como ya hemos visto en numerosas ocasiones, los factores externos afectan y mucho al estado de nuestra piel, como pueden ser el frío, el calor, la humedad, la contaminación...etc. Estos factores además pueden ser causantes del llamado estrés oxidativo de la piel, que se produce cuando nuestras células experimentan un envejecimiento prematuro.

Dentro de un mismo país, como ocurre en el nuestro, pueden darse diferentes climatologías y, por lo tanto, diferentes estados de la piel. De hecho, seguro que has notado los cambios que se producen en ella cuando nos movemos de un sitio a otro, probablemente no tengas la piel igual cuando te encuentras en un sitio húmedo de playa que en una ciudad con ambiente seco y contaminación.

Hoy te contamos cómo puede reaccionar tu piel frente a los diferentes factores externos en función de donde vivas o te encuentres, también te damos algunos consejos para tratarla siempre correctamente, estés donde estés :)

Tu piel en la ciudad

La contaminación es el factor externo que más afectará a nuestra piel si vivimos en una ciudad de un tamaño considerable, pues sus pequeñas partículas obstruyen los poros, opacan nuestra piel y desatan los llamados radicales libres, causantes del envejecimiento de la piel.

La polución de la ciudad también hace que llegue menos oxígeno a nuestra piel y que su textura sea más rugosa, menos tersa. Además, al alterarse nuestra barrera cutánea, pueden aparecer manchitas, mayor sensibilidad y sequedad.

¿Cómo tratarla? Debemos seguir una rutina de limpieza muy estricta, utilizando limpiadores al agua mañana y noche (nos hayamos maquillado o no), para eliminar todas las impurezas y restos de suciedad. Después, una hidratante seborreguladora y equilibrante, como nuestra Pure Beauty Cream, nos aportará la nutrición que necesitamos. Acompáñala de nuestro contorno de ojos Eye Contour para tratar las posibles arruguitas o líneas de expresión causadas por los factores externos de la ciudad.

Si tu piel además está apagada y algo opaca, nuestra Bbeauty Cream le aportará el toque natural de color que necesita.

Tu piel en las zonas de mar

Por lo general, la piel en lugares húmedos sufre menos, es más, la humedad favorece su hidratación natural, haciendo que luzca más tersa e iluminada. Además, estas zonas no suelen experimentar cambios tan bruscos de temperatura, alterando menos la barrera cutánea. 

Sin embargo, si la humedad es muy alta, la piel sufre un exceso de sudoración, provocando en ella mayor sensibilidad, irritación o reacciones. También, este exceso puede dar lugar a una piel más "sucia" y a la aparición de brotes de acné.

¿Cómo tratarla? Tras la limpieza profunda diaria, aplica también nuestra hidratante Pure Beauty Cream para tratar los posibles brotes de acné, después nuestro serum en loción para pieles sensibles Hydra Serum, que tratará esas posibles reacciones o atopías. 

Tu piel en la montaña

Como ya hemos comentado en otros posts, el frío tiene beneficios para la piel, como por ejemplo, la desinflamación, su acción natural antiarrugas (piel tersa) o su contribución a activar nuestro sistema inmunológico.

En cambio, el frío extremo o acompañado de bajos niveles de humedad, puede dar lugar a la descamación de la piel, esta se deshidrata, se seca y acaba rompiéndose, generando en ocasiones molestas heriditas. 

¿Cómo tratarla? Nuestra crema hidratante Youth Cream nutrirá y protegerá tu piel de agresiones externas, es indicada para pieles secas o deshidratadas, por lo que le aportará la humedad que necesita. Después te recomendamos nuestro serum ultra nutritivo en aceite The Serum, sobre todo para esas zonas desescamadas o con mucha sequedad ¡reparación total!

Si además tus manos sufren también los efectos del frío extremo, prueba nuestro spray de manos Bio Clean, reparador y calmante.

¡Luce una piel perfecta vivas donde vivas, estés donde estés!

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados